Hace cinco años, leyendo la contraportada del periódico de mi ciudad natal, Tarragona, una psicóloga hablaba de un proceso llamado Oxígeme que algo me tuvo que despertar . Ya para aquellos entonces tenía experiencia en el mundo de la psicología, llevaba como unos tres años haciendo terapia de psicoanálisis Lacaniano.

Aunque las aportaciones del psicoanálisis fueron muy interesantes para entender ciertos comportamientos de mi vida cotidiana, sentía que no avanzaba con mi proceso personal como si tuviera que producirse el gran cambio pero algo hacía que todo se volviera repetir.

Estudié ingeniería de minas e ingeniería de caminos, canales y puertos, al finalizar los estudios con 24 años me incorporé a la empresa familiar hasta los 33 años. Fueron unos años de mucho trabajo coincidiendo con la expansión del sector. Recuerdo como los domingo por la tarde los vivía con mucha angustia pensando en las reuniones que tenía que afrontar el lunes, no me sentía bien, sólo hacía que dedicarles horas al negocio y cuando llegaba a casa me quedaba dormido en el sofá. Los fines de semana se repetía las mismas cosas de siempre, monotonía y aburrimiento total.

A día de hoy y después de hacer un trabajo comprometido, puedo asegurar que el proceso Oxígeme me ha ayudado abrir la primera puerta de infinitas y maravillosas que tiene la vida. En la actualidad vivo en Barcelona, tengo 35 años y en septiembre empezaré segundo curso de psicología en la Universidad Ramón Llull. Gracias Oxígeme!!!

Barcelona, a 8 de julio de 2015