Hola, quiero dar testimonio de mi experiencia en el proceso vivido en Oxígeme:
Yo acudí en un momento triste de mi vida, estaba sin alegría de vivir, con problemas de pareja y se me abrió un mundo nuevo.
Aprendí que dentro de mí está “mi Ser” limpio y puro, y que es él quién me ayuda en mi vida.
Aprendí a respirar de tal manera que la energía me iba en aumento, es una energía centrada y consciente.
Me perdoné y perdoné, y esto me llevó a amarme y a amar al os otros viendo su ser interior.
Aprendí a “no coger la piedra”, esa piedra que en muchos momentos del día te lanzan y a la vez intento no herir a ninguna persona.
Practico el vivir en paz y tranquilidad, y en contacto con la naturaleza.
Estoy muy agradecida de todo lo que me has enseñado y ayudado.