Antes de empezar el proceso creía que me conocía bastante bien.. A medida que fui avanzando en el, he ido siendo consciente de que eso no era así y que, en realidad, yo y mi vida necesitábamos una revisión en profundidad…

Sin duda, para mi, ha resultado apasionante experimentar la forma en como uno se va conociendo más y más a medida que se profundiza en el proceso. Como a través de ese conocimiento experiencial uno se va transformado: la manera en que uno percibe el mundo, la vida y a uno mismo; como uno va cambiando sus gustos y sus prioridades en la vida…

Gracias a esta transformación sé con mayor seguridad lo que quiero en la vida, a qué me quiero dedicar y con quién me quiero relacionar… Dónde he estado, dónde estoy y hacia donde me quiero dirigir.

Me siento más yo conmigo mismo viviendo en el presente y con la sensación de que soy yo el que dirige su vida. Siento que cada vez estoy mas alineado y que soy más “uno”. Esta intima conexión también se extiende hacia el exterior, hacia el resto de la gente, hacia la naturaleza…

Me siento distinto y me gusta. He conseguido alcanzar una paz conmigo mismo y con los demás que nunca antes había conseguido, la cual me aporta tranquilidad y seguridad y me permite disfrutar más plenamente de la vida. Me siento liberado.

El proceso se ha convertido en mi vida, resultando ser un constante aprendizaje que cada vez me lleva un poco más allá … Una gran aventura que nunca termina… Sin duda ha marcado un antes y un después…