Conocer al Dr. Almendro y seguir el proceso oxígeme a la vez que los tratamientos convencionales para el cancer, supuso:

A nivel psiquico y emocional, recobrar la esperanza y el interes en mi vida, encontrar que aun tenia mucho por descubrir, explorar, investigar, sobre el mundo y sobre mi, volver a sentir curiosidad y pasión.

En lo fisico supuso interesarme por mi cuerpo, su funcionamiento, sus respuestas,…Alimentarme de forma consciente, cuidarme y ver como esta maquinita de 160cm y 50k esta preparada para afrontar grandes retos: Recuperarse de enfermedades graves, vivir en la selva, subir montañas o convivir con niños.

En lo espiritual: Encontrar la fe perdida, de mi infancia, reencontrarme con lo trascendente, ahora, sin la mojigatería de una religión que obviaba la mística para centrarse solamente en un discurso contradictorio y en una práctica a menudo vacía.

En lo profesional, dar con mi vocación.