En mi caso, el proceso Oxígeme y las técnicas en el empleadas, me ha aportado un profundo autoconocimiento. Una comprensión de mi estructura psíquica, traumas, linaje conductal, hallando el verdadero porqué de decisiones pasadas… etc.

Me ha proporcionado una reconciliación con mi pasado familiar y un autoperdón imprescindible para seguir avanzando. Asimismo me ha proporcionado un camino de trabajo personal claro, con poderosas herramientas para la transformación gradual, reconociendo y desidentificándome de las emociones dolorosas que me han acompañado gran parte de mi vida.

Un auténtico aprendizaje para ir siendo cada vez mas libre y poder elegir desde ahí. Se abre un nuevo horizonte de sensaciones y oportunidades con sentido para mi. Todo esto se traduce en encontrar el sentido de tu existencia, en sentir una calma interior que te permite actuar sin el continuo ruido mental que antes te paralizaba, confundía y te hacia perderte de nuevo entre juicios y dudas. Permite encauzarte libremente según tu naturaleza.

Señalar que es imprescindible la responsabilidad y el compromiso de uno mismo con este proceso para que su efecto sea contundente y profundo ya que es fácil, al menos en mi caso, acomodarse tras las primeras fases de cambio. La vieja estructura es muy profunda y requiere esfuerzo y constancia para disolverla.

Resumiendo, está siendo para mi un necesario y apasionante viaje interior.