Mi experiencia es que a partir de Crisol mi vida ha cambiado completamente. Se ha abierto una nueva página de mi libro personal.

La ayuda familiar ha sido increíble, he perdonado y me han perdonado mis padres antes de morir, y también les he ayudado a que perdonen a su vez a otros familiares con los que tenían conflicto y lo más maravilloso es que a través de los sueños me han dado las gracias.

Comprendí también que la muerte de mi hermana fue un gran regalo que me convulsionó para que evolucionara de una forma acelerada preguntándome la razón de mi existencia y acercándome a Dios. También me ayudo en mi vida familiar de pareja fomentando la comprensión hacia el otro y el respeto y practicando la tolerancia con mi hijo, pues su vida particular aquí en el planeta, la elige Él.

Muchas gracias Manuel por existir y por haberte conocido,